La corta vida de las series de Netflix: la gran mayoría no pasan de tres temporadas y podría convertirse en un problema para la plataforma