La decisión de separar a los oficiales fue del ministro de la Defensa Padrino López