La doctora Rothe le hizo la prueba a un voluntario durante un estudio sobre la COVID-19 en un asilo de ancianos en Múnich en junio (The New York Times).