La empresa estatal china Sinopharm obligó a sus empleados a someterse a las pruebas "voluntarias" de vacunas contra el coronavirus (EFE)