La enfermera Virginia Ribeiro prepara una dosis de la vacuna Coronavac. EFE/ Raphael Alves/Archivo