La Estación Espacial Internacional debió realizar una maniobrar para evitar una colisión de un cohete con escombros fuera de la tierra