La eterna espera por el gas