La falta de buitres en los cadáveres hizo que los lugareños sugirieran que la causa de estas muertes no responde a un fenómeno natural