La fatiga de la suscripción: cuando hasta una aplicación para leer códigos QR te pide siete euros al mes