La Fontana di Trevi, desierta ante el toque de queda (Reuters)