La foto tomada por el fotoperiodista francés Frank Fournier en los últimos momentos de la vida de Omaira le dio la vuelta al mundo y la convirtió en el ícono de la tragedia de Armero. Crétido: Frank Fournier