La genética se encuentra más que nunca presente en la polémica por el COVID-19 y las mutaciones