La gente camina a lo largo de la Ribera Sur, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Londres, Reino Unido, el 31 de octubre de 2020. REUTERS/Henry Nicholls