La gente camina por las terrazas al aire libre de los restaurantes en Manhattan, Nueva York (REUTERS / Andrew Kelly)