La gente hace cola para someterse a una prueba de PCR en el centro de atención primaria de Coronel Palma en Móstoles, España, el 22 de agosto de 2020. REUTERS/Sergio Pérez