La gota que rebalsó el vaso fue el último 8-2 en las semifinales de la Champions ante Bayern Múnich (Foto Manu Fernandez / POOL / AFP)