La idea de incluir el sexo en los certificados de nacimiento es de Napoleón Bonaparte.