La idea es insertar un chip del tamaño de una moneda en el cerebro