La industria del porno es altamente lucrativa pero detrás de ella se esconden cientos de casos de abusos sexuales, trata de personas y violaciones.