La información robada se puso a la venta en la dark web REUTERS/Kacper Pempel/