La información se transmitiría a un dispositivo que se aloja detrás de la oreja.