La invasión de Pyotr Verzilov al campo en la final del Mundial (AP)