La investigación del Lava Jato tuvo un fuerte apoyo popular en Brasil.