La llegada del líder de Podemos Pablo Iglesias al gobierno español ha encendido las alarmas en periodistas y parte de la prensa española que suele ser fustigada y acosada por la dirigencia de esa agrupación de izquierdas.