La muerte de Mario Paciolla ha sido rechazada por la Cancillería Italiana y la Alcaldía de Nápoles, su ciudad natal, que descartan la hipótesis del suicidio.