La niña con cara de ángel que se convirtió en una asesina serial fue tapa de todos los medios en el Reino Unido