La nueva cepa derivada del visón podría alterar la eficacia de la vacuna contra el COVID-19 a futuro, si esta versión del virus SARS-CoV-2 no se controla y se propaga a gran velocidad (Shutterstock)