La nueva residencia de Harry y Meghan Markle no tiene nada que envidiarle a los palacios donde vivió el príncipe toda su vida (Google Maps)