La orden de Xi Jinping fue clara: nadie puede criticar la medicina tradicional china que combate, según él, el coronavirus (AP)