La pandemia por el COVID-19 puso de manifiesto la importancia de mantener al sistema de defensas en equilibrio