La pelea en Carolina del Norte es tan reñida que ambos candidatos dedicaron recursos a seducir a un electorado mínimo como la tribu Lumbee, que representan el 0,36% de los votantes registrados. (REUTERS/Sam Wolfe)