La película de 1978, protagonizada por Brad Davis, fue un éxito