La pequeña comía con su madre y una mujer cuando se produjo el ataque