La policía de Londres extiende el reconocimiento facial a toda la ciudad a pesar de las dudas sobre el sistema