La policía resguarda la basílica de Notre Dame, en Niza, donde un sujeto mató a tres personas (Reuters)