La protesta del sábado en Seúl. Un pastor ultraderechista que convocó al acto dio positivo y quedó hospitalizado (Reuters)