La saga Call of Duty en cifras: el arte de la guerra como máquina de hacer billetes