La situación en Maracaibo es grave (EFE/ Henry Chirinos)