La tecnología de los vidrios hace que se vuelvan opacos cuando una persona cierra la puerta con el pestillo desde el interior de los baños. (Satoshi Nagare/tokyotoilet.jp)