La trata de personas es considerado un delito de lesa humanidad.