Las empresas afirman que los pesticidas no son dañinos porque no estén autorizados en la UE y son “muy útiles” en otras partes del mundo con climas más extremos, golpeados por plagas y donde la agricultura es el motor de las economías nacionales.