Las fuerzas de seguridad reprimieron a los manifestantes tras las polémicas elecciones (REUTERS/Vasily Fedosenko)