Las mascarillas de protección se exhiben fuera de una tienda en Durham, Gran Bretaña, el 24 de julio de 2020 (REUTERS/Lee Smith)