Las nuevas generaciones sufren de una adicción a las pantallas (Shutterstock)