Las patas de las arañas podrían inspirar el desarrollo de miembros robóticos autónomos que no dependan de un «cerebro»