Las primeras muertes masivas de elefantes se registraron en mayo: un mes después la cifra de decesos se duplicó