Las pruebas finales se hacen probando las vacunas en miles de personas y placebos en otros tantos, para analizar las diferentes respuestas. Es difícil tener respuestas claras sobre la eficacia de una vacuna si no se esperan las diferentes respuestas en un plazo largo.