Las quejas de los residentes de la imponente torre, un símbolo del boom de los condominios de lujo de la última década, están poniendo de manifiesto las luchas en el interior de una de las torres más secretas y exclusivas de la ciudad.