Las series son los nuevos cómics: la actual ficción televisiva está ocupando el hueco de las viñetas