Las sospechas sobre la muerte de Juan Pablo I sobrevuelan aún hoy, 42 años después de su deceso (Interfoto)